It seems you're in
Choose other country

Qué es el packaging y cómo ayuda a tu marca a posicionarse en el mercado

Maria Carrillo Estrada
Maria Carrillo Estrada | 8 min lectura

Suscríbete para estar al día

check
¡Genial!
¡Ahora estás suscrito!
subscribe-decor

Es curioso. La RAE aún no recoge el anglicismo “packaging” entre sus acepciones.

No obstante, estamos casi seguros de que el auge del comercio electrónico y el envío de paquetes online harán que este término aparezca dentro de poco en nuestro diccionario.

Pero... ¿de verdad hace falta acuñar esta palabra? ¿No es un sinónimo de “envase”? ¿Es imprescindible invertir en packaging para que una empresa atraiga a nuevos clientes?

En este artículo te desvelaremos todas estas claves y muchas más:

  • Descubrirás el primer recipiente que se creó en el Antiguo Egipto, y su evolución hasta convertirse en el packaging que utilizamos hoy en día.
  • Te mostraremos los tres tipos de packaging que existen y cuál es el más óptimo para promocionar tus productos y tu marca.
  • Entenderás por qué el packaging es un artículo imprescindible para la sociedad y para que negocios (como el tuyo) crezcan y se consoliden en el mercado global.
  • Te contaremos los retos principales a los que se enfrentará la industria del packaging en los próximos años y qué supondrán estos desafíos para tu negocio.

¿Qué es el packaging y cómo ha evolucionado a lo largo del tiempo?

Definición de packaging y diferencia entre “packaging” y “envase”

packging de cartón con logotipo negro

Packaging de la marca Coffee and Sons

El diccionario de Cambridge define el packaging como “diversos materiales que sirven para envolver y proteger productos que posteriormente van a comercializarse”.

Por lo tanto, podríamos asumir que este término equivale a lo que toda la vida hemos llamado “envase”.

No obstante, existe una diferencia significativa entre uno y otro.

Solemos decir que el envase protege, aporta información sobre el producto, y describe cómo debe trasladarse para que llegue en buen estado a su destino.

El packaging, además de esta información, aporta mucho más. Lleva implícita la idea de practicidad, de diseño y de “arma” capaz de impactar al usuario a primera vista.

El packaging implica originalidad, es la herramienta con la que las marcas juegan para destacar frente a la competencia.

Por supuesto, han tenido que pasar cientos de años e innovaciones tecnológicas para que se convirtiera en el instrumento de marketing que es hoy en día. 

Para entender su evolución, vamos a utilizar la máquina del tiempo y nos vamos a detener en el Antiguo Egipto…

Un poquito de historia

Si hablamos de la historia del packaging, tenemos que pensar en la comida.

Cuando las primeras civilizaciones comenzaron a crecer, se hizo necesario almacenar y transportar los alimentos de un lugar a otro.

En ese momento, cualquier elemento de la naturaleza podía convertirse en un recipiente: hojas de los árboles, bambú, los huecos de los troncos e incluso la piel de los animales.

dos pequeñas pirámides del Antiguo Egipto

Imagen de Vuryal Yavas en Pixabay

Fue en el Antiguo Egipto (1500 a. C.) cuando se fabricaron los primeros recipientes de cristal (con colores opacos) para transportar el agua y la comida.

El packaging flexible nació en Oriente

Posteriormente, las civilizaciones orientales siguieron mejorando sus técnicas de fabricación.

Alrededor del año 200 a. C., los chinos ya comenzaron a utilizar papel (que es el packaging flexible más antiguo que se conoce).

El papel llegó a Inglaterra en 1310, 400 años más tarde a Norte América, y en 1867 se creó un proceso para extraer celulosa de la pulpa de la madera.

Las bolsas de papel fueron un punto de inflexión

las bolsas de cartón fueron el primer packaging semiflexible

Imagen de Karah Hawkinson en Pixabay

QUIERO COMPRAR BOLSAS DE PAPEL

En 1844, se fabricaron las primeras bolsas de papel en Inglaterra y, sobre el año 1870, Robert Gair inventó las cajas de cartón de forma accidental.

Una de las máquinas de la fábrica donde trabajaba cambió de posición y cortó una bolsa, lo que dio lugar a varias láminas de cartón. Este fue el nacimiento del packaging semiflexible.

En 1905 (con el cambio de siglo) se creó la maquinaria para producir bolsas de papel de forma automática.

1805, otro gran descubrimiento

Además, si retrocedemos un poco, descubriremos otro gran hallazgo.

Ese año, el cocinero francés Nicholas Appert consiguió demostrar que la comida podía conservarse más tiempo si se hervía a alta temperatura y se sellaba de forma hermética en recipientes de cristal.

varios tarros de cristal con comida dentro

Imagen de prabhuk en Pixabay

Peter Durand (comerciante inglés) utilizó esta idea para demostrar que podía realizarse el mismo proceso con latas (en lugar de cristal).

Y así nacieron las latas en conserva que utilizamos hoy en día.

El plástico, un material que nos fascina

Volvemos a avanzar en el tiempo y llegamos al plástico, el packaging más utilizado de nuestros días.

Alrededor de 1950 empezó a utilizarse el polietileno como protector para los cables, pero al ser un material muy barato y versátil, empezó a destinarse como materia prima para fabricar bolsas de basura, cinta de embalar o tetrabriks para la leche.

A finales de 1960 (es decir, en tan solo 10 años), la demanda de polietileno creció hasta niveles insospechados.

Tipos de packaging y cómo usar cada uno de ellos en tu negocio

Ya tenemos un esquema claro de cómo surgió y de cómo se ha desarrollado este concepto hasta nuestros días, así que estamos listos para ver los tres tipos de packaging más utilizados en la actualidad.

El primer tipo es el que se ideó en el Antiguo Egipto, es decir, el packaging primario.

Este es el envase que está en contacto directo con el producto, y su función principal es protegerlo y conservarlo en buen estado el mayor tiempo posible.

Si tomamos como ejemplo el vino, la botella de cristal sería el packaging primario, ya que está en contacto directo con el líquido.

El secundario contiene uno o varios envases primarios en su interior. Se encarga de proteger tanto al producto como al packaging primario para que ambos lleguen en buen estado a su destino.

Si seguimos con el ejemplo del vino, esta caja que vemos a continuación está diseñada para albergar una botella en su interior, así que se trataría de un packaging secundario.

dos cajas de cartón para guardar botellas

Caja para botellas de Packhelp

Hay muchas empresas que se preguntan, ¿debería personalizar solo el packaging primario de mis productos?

Aunque hay muchas marcas que solo optan por diseñar el packaging primario, lo cierto es que el secundario cuenta (y mucho) para el usuario.

Si vendes botellas de vino, es probable que hayas dedicado un tiempo a diseñar las etiquetas de tus botellas.

Pero el usuario tiene que llevarse la botella a casa, y probablemente la llevará envuelta en una caja o bolsa de cartón.

¿Qué crees que llamará más su atención? ¿Una caja lisa, o una caja personalizada con los colores de tu marca, tu logo y un pequeño mensaje de agradecimiento por haber comprado en tu tienda?

Probablemente, una caja impresa como esta cale en su mente con más facilidad.

una caja de cartón con un mensaje original para el cliente

Imagen de Ruthxo

Ten siempre en cuenta que los clientes tienen poco tiempo para indagar y buscar nuevos productos, la prisa siempre es su compañera.

Pero hay atajos que les facilitan la vida para recordar los productos que les gustan y que volverían a comprar sin pensarlo dos veces.

Uno de estos atajos se llama packaging personalizado.

Por último, el packaging terciario, que envuelve al primario y al secundario.

Suelen ser cajas o contenedores de gran tamaño que se utilizan para enviar a distribuidores o comercios múltiples productos de forma segura.

las cajas para envíos son un packaging muy resistente

Caja para envíos de Packhelp

Después de ver su historia y los tipos e packaging que existe, podemos decir que sigue conservando el uso principal para el que fue creado: proteger los artículos para que estos puedan venderse y comercializarse de forma segura.

Pero en la actualidad es mucho más que un elemento protector. Es el que hace que el usuario se acuerde de tu marca, el que da valor añadido al producto y el que marca las decisiones de compra de los usuarios.

Por lo tanto, podemos decir que todas sus funciones son necesarias e indivisibles: debe proteger, aportar información útil para el producto y servir como herramienta de marketing para tu marca.

QUIERO DISEÑAR MI PACKAGING

¿Por qué es tan importante el packaging en nuestra sociedad y para nuestros negocios?

El packaging se ha hecho imprescindible para cualquier empresa que quiera mostrar aquello que la hace diferente.

Pero, ¿en qué momento se convirtió en la “cara visible” de las marcas?

Todo ocurrió en un lapso de tiempo relativamente corto, entre 1890 y 1910.

Los intercambios comerciales proliferaron, pero no era oro todo lo que relucía.

Muchos fabricantes empezaron a diseñar productos con una calidad inferior al de las marcas tradicionales, los envolvían de forma (más o menos) atractiva, y los ponían a la venta.

Los consumidores no tenían tanto acceso a la información como ahora, y era difícil reconocer estas imitaciones.

Los fabricantes de las marcas originales decidieron contraatacar, y empezaron a añadir distintivos en sus productos para alertar a los usuarios.

Sin embargo, esto no fue suficiente para parar esta avalancha, así que los fabricantes decidieron utilizar el packaging como una herramienta novedosa para ganar identidad y demostrar la autenticidad de sus productos.

el packaging ayuda a definir la imagen de marca de las empresas

Imagen de Canva

El packaging daba información sobre el artículo, lo presentaba de una manera creativa, y mostraba los valores de la marca. Así nació el concepto de branding o “identidad de marca”.

Así que el packaging surgió como una necesidad para proteger y trasladar productos, y ha evolucionado hasta convertirse en un recurso imprescindible para cualquier negocio.

Todo ha evolucionado, desde los materiales de fabricación hasta sus funciones, y se ha vuelto imprescindible para la sociedad pasada, presente y futura.

¿Cuáles son los retos del packaging en el siglo XXI?

El packaging también ha contribuido al desarrollo de la globalización.

Gracias a él, millones de empresas pueden enviar artículos de forma segura, envíos que han incrementado con la revolución del mundo del e-commerce.

Sin embargo, esto está generando una cifra incalculable de residuos, y se ha convertido en un reto para las empresas y los consumidores directos.

Nuevos materiales y diseños más sostenibles

Entre los años 80 y 2000, la informática evolucionó a pasos agigantados, y con ella la impresión digital.

En esa época seguíamos siendo fanáticos del plástico, y se crearon nuevas formas y diseños que destacaban gracias a las nuevas técnicas de impresión.

varias botellas de plástico apiladas

Asimismo, debido a la rapidez y a lo barato que era crear un envase plástico, aumentó la filosofía del “usar y tirar”, y los vertederos se inundaron de envases no biodegradables.

Pero la situación ha dado un giro de 180 º, y es que, aunque queramos, el plástico ha dejado de ser una alternativa viable.

250 millones de toneladas de plástico acabarán en el océano si las empresas y los gobiernos no actúan pronto.

Así que muchas compañías y start-ups están invirtiendo en buscar nuevos materiales con los que fabricar un packaging sostenible y que los haga destacar entre la competencia.

vaso fabricado con materiales biodegradables

Imagen de EcoInventos

Adidas, por ejemplo, dejará de utilizar poliéster virgen en 2024. Solo usará materiales reciclados para fabricar sus productos.

El cartón, cartoncillo y papel han vuelto a la carga, ya que son opciones ecológicas, reciclables y que causan un impacto mucho menor en el planeta.

La lucha por el medioambiente

Como vemos, la mayoría de los retos a los que se enfrenta el packaging estarán ligados a la sostenibilidad.

Esto se debe a que cuando se empezó a utilizar el plástico, no había ninguna ley que regulara su producción.

Era muy difícil controlar la cantidad de plástico que se estaba generando. De hecho, la primera Ley de Política Medioambiental Nacional (en EE. UU.) no se promulgó hasta 1970. 

Por su parte, los consumidores ya están pidiendo el cambio a empresas y gobiernos y, de hecho, el 52 % de los europeos afirma que prefiere comprar productos cuyo packaging sea respetuoso con el medioambiente.

Personalización y más personalización

Caja personalizada de la marca Mustache

Tal y como afirma Adhithi Aji, fundador y CEO de Adrich:

“El futuro está conectado, automatizado y personalizado”.

Estamos en la era de las experiencias, en la era de la relación directa entre las empresas marcas y los consumidores, y nuestra marca sumarse a esta tendencia para poder seguir compitiendo dentro del mercado. 

Los clientes quieren saber a quién compran, cuáles son los valores que mueven a dicha marca, y acciones que los hagan mantenerse fieles tras su primera compra.

El packaging es una de las mejores maneras de personalizar una experiencia de compra, sobre todo en el mundo del e-commerce. 

Muchas marcas optan por incluir detalles como una nota personalizada, o un mensaje que explica que la caja se ha fabricado con cartón reciclado.

Son estos pequeños detalles los que hacen que el cliente se identifique con la marca y con lo que esta le ofrece.

Únete al reto: pásate al packaging sostenible

Como conclusión, podemos decir que estamos en uno de los momentos más decisivos de la historia del packaging.

Durante muchos años, el plástico ha sido uno de los materiales más económicos para fabricar envases y embalajes, pero nuestro planeta ya no tiene capacidad para absorber y desintegrar tal cantidad de residuos por sí sola.

Esto quiere decir que si queremos dejar un mundo digno para las generaciones futuras, debemos encontrar soluciones que nos permitan consumir y comercializar los bienes que necesitamos reduciendo nuestra huella de carbono.

El cambio está en todos, también en ti como empresario. Pero, por supuesto, cualquier cambio conlleva, y hay que empezar dando pasos pequeños pero seguros.

Como primer paso, podrías pensar en optimizar la manera en que envuelves tus productos.

¿Has pensado en pasarte al packaging de cartón?

Es más ecológico, tiene la suficiente resistencia para transportar artículos de forma segura y, en el caso de Packhelp, utilizamos cartón reciclado que puede volver a reciclarse (o reutilizarse).

En definitiva, es un material que ofrece múltiples usos y que puede usarse con infinidad de productos. En nuestra tienda, por ejemplo, ofrecemos packaging personalizado para las necesidades de cada negocio.

VISITAR PACKHELP

Y hasta aquí nuestro artículo de hoy.

Esperamos que te haya resultado interesante, y que hayas descubierto cómo el packaging es (y seguirá siendo) una de las herramientas más poderosas para posicionar tus productos y tu marca en el mercado.

¡Hasta la próxima!

Imagen de portada de This Box Rocks

Decor

Suscríbete y recibe lo último en tendencias de diseño y consejos para tu eCommerce

check
¡Genial!
¡Ahora estás suscrito!
Choose other country
Si lo que vendes es bueno, el packaging hará el resto

El packaging de alta gama resalta aún más las cualidades de tus productos. No te quedes sin el tuyo


Quiero packaging prémium
exit-intent-image