It seems you're in
Choose other country

¿Greenwashing? ¡Ni hablar! Evita este tipo de publicidad en tu negocio gracias al packaging

Maria Carrillo Estrada
Maria Carrillo Estrada | 10 min lectura

Suscríbete para estar al día

check
¡Genial!
¡Ahora estás suscrito!
subscribe-decor

Cientos de pymes y negocios en todo el mundo están haciendo lo posible por reducir su huella de carbono en el planeta.

Asimismo, cada vez más usuarios se interesan por las marcas ambientalmente responsables y que muestran su compromiso con el planeta mediante acciones concretas.

Sin embargo, debemos tener cuidado con la otra cara de la moneda.

No todos los países tienen una regulación bien definida respecto a la transición hacia la sostenibilidad.

Si a esto le sumamos el lanzamiento de campañas publicitarias diarias y sin control, tanto las empresas como los usuarios pueden terminar cayendo en la trampa del greenwashing.

Por eso en este artículo queremos contarte:

  • Qué es el greenwashing, en qué sectores suelen verse este tipo de campañas, y cómo detectarlo en los anuncios y promociones que veas a partir de ahora.
  • Qué alternativas tienes para promocionar los productos de tu negocio sin recurrir al greenwashing.
  • Cómo puede ayudarte el packaging en este objetivo: qué materiales y productos de packaging puedes utilizar como una verdadera alternativa al greenwashing (y cuáles debes evitar para alejarte de esta práctica falaz).

una mano sostiene una hoja verde, símbolo de sostenibilidad

¿Qué significa greenwashing?

Este término designa aquellas estrategias de marketing engañosas que afirman que los productos, políticas u objetivos de una determinada empresa son respetuosos con el planeta y que, por tanto, tienen un impacto ambiental menor que los que ofrecen otras marcas.

Los dos objetivos principales de estas campañas son hacer un lavado de cara “verde” a la empresa en cuestión y aumentar sus beneficios.

Dentro del greenwashing se dan dos tendencias principales:

Por un lado, hay empresas que invierten dinero y tiempo en vender y promocionar sus productos con la etiqueta “eco”.

Sin embargo, no invierten ni un euro en optimizar sus procesos de fabricación y en conseguir que estos sean ecológicos de verdad.

En segundo lugar encontramos empresas que ofrecen productos fabricados con materiales alternativos que, en realidad, suelen tener un impacto medioambiental mucho mayor que los materiales tradicionales.

Y, por supuesto, en ambos casos se invierte en campañas de marketing para promocionar estas iniciativas.

¿En qué sectores se practica más el greenwashing?

Podemos hablar de muchos sectores, pero, hay uno que está especialmente a la vanguardia en términos de greenwashing: las empresas de moda rápida.

las marcas de moda rápida utilizan técnicas de greenwashing

Muchas venden ropa fabricada con materiales como el algodón orgánico, y afirman utilizar técnicas para reducir el uso del agua durante el proceso de producción de las prendas.

Sin embargo, muchas asociaciones que luchan por una moda más sostenible explican que esto no es suficiente, y que el primer paso que deberían dar estas marcas es reducir su producción.

Sacan colecciones nuevas cada semana, y muchísimas de esas prendas no se comercializan (bien porque traen algún defecto o porque a veces la oferta supera a la demanda).

¿La consecuencia? La ropa termina quemándose, una acción que contamina la atmósfera y que genera un alto número de residuos.

¿Cómo saber si una empresa utiliza greenwashing en sus campañas promocionales?

Hay varios signos que pueden indicar que una empresa está realizando una campaña promocional "impregnada" de greenwashing:

La campaña suena demasiado bonita para ser verdad. En general, las empresas no pueden hacer que sus procesos sean "verdes" de un día para otro. Si la campaña muestra un cambio muy radical, es probable que estén inflando los datos.

Es difícil comprobar si las afirmaciones que hace la empresa sobre sus productos o servicios son verdad: investiga un poco por internet y, si lo que la empresa afirma no puede demostrarse con datos específicos, probablemente no esté siendo transparente en sus afirmaciones.

Aparecen imágenes e iconos verdes por todas partes. Muchas empresas creen que adornar sus establecimientos (o sus webs) con elementos como flores, árboles, animales, etc. distraerá al consumidor de lo que realmente es esa empresa.

Tu intuición te dirá que algo falla: ¿qué pasaría si vieras el anuncio de una empresa tabacalera hablando sobre salud y bienestar? Lógicamente, hay sectores que nunca podrán utilizar este tipo de campañas para promocionar sus productos.

Palabras y frases asociadas al greenwashing

palabras que están relacionadas con el greenwashing

Las empresas de marketing que realizan este tipo de campañas saben que hay palabras específicas que llaman la atención del usuario.

La mayoría te resultarán familiares y las habrás visto en las etiquetas de productos que compras con asiduidad:

“Natural, orgánico, ecológico, bío, verde, sostenible o X % biodegradable” (es importante saber que los productos no pueden ser biodegradables de forma parcial. Si no puede desintegrarse en su totalidad, significa que no es biodegradable).

El problema es que aún no hay una normativa clara donde se defina cuándo un producto es natural, orgánico o bío.

Como consecuencia, muchas empresas utilizan estos términos a su libre albedrío, e instan al consumidor a comprar bienes que no contienen todas esas propiedades impresas en las etiquetas.

Alternativas al greenwashing

A pesar de todos los datos que hemos expuesto sobre greenwashing, no podemos dejar que el pesimismo nos invada.

También hay marcas y empresarios que cuidan sus procesos de fabricación y que venden productos respetuosos con el planeta.

Por ejemplo, muchos negocios están eliminando productos de plástico de sus estanterías, y los están reemplazando por otra versión de ese mismo producto fabricada con materiales reutilizables.

Es el caso de la cubertería de plástico y las tazas de cerámica, que están siendo reemplazadas por artículos de bambú.

cubiertos de bambú

Asimismo, muchas marcas han recurrido al green marketing para que sus estrategias publicitarias sean más transparentes.

El green marketing (o marketing verde) es el proceso de promocionar productos que se han diseñado con el objetivo de causar el menor impacto posible en el medioambiente.

Es decir, es una rama del marketing donde se promueven productos en base a los beneficios que estos aportan al planeta.

Esta estrategia es más sincera, más abierta, y denuncia el hecho de que muchas prácticas de promoción modernas van siempre en beneficio de las empresas, y no en beneficio del planeta ni del consumidor final.

el marketing verde es una alternativa al greenwashing

 

Un buen ejemplo de green marketing es el que ha hecho The Body Shop con su campaña Enriquecer y no explotar.

Se trata de 14 objetivos relacionados con el bienestar del planeta que la marca pretende alcanzar antes de 2020.

Su objetivo es convertirse en la empresa más ética y verdaderamente sostenible del panorama internacional y, para demostrar su progreso, publicará informes explicando sus prácticas comerciales y los avances hacia dichos objetivos.

¿Cómo podemos identificarlas? Sencillo, tanto sus productos como sus campañas publicitarias suelen incluir certificaciones que garantiza que cumplen con la normativa de la Unión Europea.

En Packhelp hemos iniciado diversas iniciativas sostenibles. Descubre aquí cómo puedes colaborar para plantar árboles por todo el mundo.

El packaging: otro aliado contra el greenwashing

Además de lanzar una gama de productos ecológicos o de optar por estrategias de marketing honestas, hay otro elemento fundamental que puede hacer que la transición verde de las empresas sea más efectiva: el packaging.

caja de papel craft decorada con una frase blanca

Los embalajes de plástico cada vez son una opción menos viable, sobre todo el packaging plástico de un solo, que supone casi la mitad de la contaminación plástica a nivel mundial.

Está por todas partes: invade los ecosistemas marinos, atasca las alcantarillas y favorece el desarrollo de enfermedades (entre otras consecuencias negativas).

Muchos países ya están prohibiendo su uso, y esto supone una vuelta a los materiales tradicionales como el cartón o el cristal.

Por lo tanto, se avecinan tiempos de cambio e innovación para la industria del packaging, pero hay que tener cuidado, porque algunas alternativas al plástico no son tan sostenibles como parecen a priori.

Evidentemente, cualquier tipo de packagina que usemos va a dejar una huella en el medioambiente. Para fabricarlo se necesita energía, procesar la materia prima (sea virgen o reciclada), y transportarlo hasta su lugar de comercialización.

Teniendo esto presente, tendremos que analizar las diferentes opciones, hacer una elección responsable que convenga a nuestros clientes y a nuestro negocio, y ser transparentes respecto al tipo de embalaje que estamos usando.

Esto nos ayudará a no caer en el greenwashing y a que los clientes nos vean como una empresa que se comunica de forma honesta.

En Packhelp vendemos diversos tipos de packaging ecológico. Echa un vistazo al catálogo.

Veamos qué materiales tenemos a nuestro alcance:

Pegamento vegano

Muchos de los clientes que contactan con Packhelp nos piden cajas encoladas con pegamento vegano.

pegamento vegano para encolar cajas

Por defecto, todo el pegamento que se utiliza para ensamblar cajas de cartón es vegano, ya que se fabrica con polímeros adhesivos de los árboles de caucho y se adhiere muy bien a la celulosa.

No obstante, algunos complementos de packaging, como la cinta adhesiva, contienen pegamento fabricado con subproductos animales, como la piel o la médula ósea.

Este tipo de pegamento contiene colágeno, un ingrediente que facilita la adhesión.

Por lo tanto, si quieres evitar la cinta adhesiva u otros artículos que incluyan este tipo de pegamento, te recomendamos utilizar cajas de cartón con solapas de cierre.

caja de cartón con solapas de cierre

En Packhelp puedes comprar cajas con solapas para tu negocio. Echa un vistazo aquí.

No necesitan cinta adhesiva extra, porque la solapa cierra la caja de forma hermética.

Plástico reciclado

Aunque es una alternativa al plástico virgen, el tratado y posterior reutilización del plástico reciclado sigue siendo todo un reto.

En primer lugar, hay que realizar un proceso de selección, ya que no todos los plásticos pueden mezclarse y, cuando se derrite, su estructura pierde integridad, reduciendo así sus posibilidades de transformación.

una botella de plástico en la playa

El segundo problema es que debe fundirse a altas temperaturas, y durante el proceso se emiten grandes cantidades de CO2 y metano a la atmósfera.

Además, muchos de los productos fabricados con plástico reciclado están bajo el punto de mira, como las carreteras y los caminos que se construyen con este material.

Cuando la carretera se desgasta, comienza a desprender trocitos microscópicos de plástico que contienen petróleo.

Estos trocitos se dispersan por la tierra que rodea a la carretera y por la atmósfera hasta llegar a ríos, lagos y otras vías navegables cuando llueve.

Por lo tanto, aunque sea una alternativa al plástico estándar, los hechos son los hechos: el plástico reciclado sigue siendo plástico procedente del petróleo.

Bambú

El bambú es una planta que crece rápido, es renovable y no necesita pesticidas o cuidados especiales.

Podemos afirmar que es una buena alternativa al packaging de plástico. Pero no debemos olvidar la letra pequeña.

Es un cultivo y necesita procesos de producción agrícola para existir. Básicamente, necesita agua y grandes espacios donde poder crecer.

varias plantas de bambú

Sobrevive mejor en climas tropicales cerca del ecuador, y aquí reside otro de los problemas principales: transportarlo desde esta zona hasta Norteamérica o Europa supone un alto consumo de energía.

Tampoco hay demasiadas regulaciones respecto a lo productos fabricados con bambú.

En muchos casos nos encontramos con etiquetas que afirman que el artículo en cuestión contiene un 15 % de polvo de bambú, siendo el 85 % restante resina petroquímica.

Bioplásticos

Este tipo de packaging suele contener materia prima de origen vegetal, como el maíz, las hojas de palma o la biomasa procedente de instalaciones industriales donde se obtiene el compost.

No obstante, numerosos estudios demuestran que las bolsas fabricadas con bioplásticos son tan perjudiciales para los ecosistemas como las bolsas convencionales, ya que solo son biodegradables si se tratan en las instalaciones adecuadas.

Los bioplásticos no se descomponen de forma natural en el agua, lo que supone una gran amenaza para la biodiversidad marina, y están hechos de maíz, coco o aceite de palma, tres productos responsables de la deforestación a nivel mundial.

Además, la regulación respecto a este material es escasa aún.

Es difícil determinar si la parte vegetal de los bioplásticos procede de bosques tropicales talados o de otro tipo de fuente.

Entonces, ¿cuál es la solución para la industria del packaging?

Como ya hemos visto, no existe el material perfecto, pero sí hay algunas alternativas mejores que otras.

Una opción viable es utilizar bioplástico, informar a tu cliente de cómo reciclar este packaging correctamente (y cómo se ha fabricado) e ir reduciendo el uso de los embalajes fabricados con petróleo progresivamente.

Por supuesto, otra opción viable es volver a lo básico y optar por cajas de cartón tradicionales, como ya han hecho cientos de clientes de Packhelp.

la caja de cartón ondulado con la impresión

CONSIGUE TU PACKAGING ECOLÓGICO AQUÍ

Un alto porcentaje de estas cajas (que utilizan muchísimos e-commerce europeos y tiendas físicas) están hechas de cartón o papel kraft reciclado y, gracias a la economía de escala, se fabrican sin consumir grandes cantidades de energía.

Si la caja no incluye ningún componente plástico, lleva una impresión con tinta al agua y no contiene restos de cinta adhesiva, puede reciclarse en un contenedor de papel o reutilizarse para elaborar compost casero. 

Si los clientes de tu tienda o e-commerce reutilizan la caja para elaborar compost, el cartón se desintegrará sin dejar restos tóxicos en el ambiente.

Hasta aquí nuestro artículo de hoy. Esperamos que te haya resultado útil esta explicación de greenwashing, que tengas claro cómo detectarlo en las campañas publicitarias actuales, y que tengas en cuenta las alternativas de packaging a tu alcance para alejarte de esta práctica un tanto ilusoria.

¡Hasta la próxima!

Decor

Suscríbete y recibe lo último en tendencias de diseño y consejos para tu eCommerce

check
¡Genial!
¡Ahora estás suscrito!
Choose other country
Si lo que vendes es bueno, el packaging hará el resto

El packaging de alta gama resalta aún más las cualidades de tus productos, ¡no te quedes sin el tuyo!


Quiero packaging prémium
exit-intent-image